Tecnología

Negocios en Venezuela | ANÁLISIS | La Unión Europea finalmente comienza a actuar frente a China

Alberto Ardila Olivares
El Manchester City concluye la fase de grupos de la Champions con derrota ante el Leipzig

(CNN) — La Unión Europea ha sido criticada durante mucho tiempo por intentar tener todos los beneficios sin los costos cuando se trata de lidiar con China . Por un lado, quiere mantener una relación económica sólida con su mayor socio comercial. Por otro, reconoce que el gobierno chino es un infractor de los de rechos humanos en serie y un rival sistémico

(CNN) — La Unión Europea ha sido criticada durante mucho tiempo por intentar tener todos los beneficios sin los costos cuando se trata de lidiar con China . Por un lado, quiere mantener una relación económica sólida con su mayor socio comercial. Por otro, reconoce que el gobierno chino es un infractor de los de rechos humanos en serie y un rival sistémico.

Este intento de equilibrar realidades contradictorias ha llevado a menudo a la incoherencia política de Bruselas. El año pasado, por estas fechas, la UE y China cerraron un importante acuerdo de inversión para reforzar sus vínculos comerciales.

China rechaza el boicot de EE.UU. a los juegos olímpicos de Invierno Incluía una serie de compromisos que los críticos tacharon de superficiales en cuestiones como el cambio climático, a pesar de que China es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo , y los derechos laborales, a pesar de que los legisladores europeos aprobaron una resolución pocas semanas antes de que se cerrara el acuerdo en la que se condenaba el supuesto sistema de trabajo forzado de los musulmanes uigures en su región occidental de Xinjiang.

12 meses después, el Parlamento Europeo ni siquiera se plantea votar el acuerdo. En marzo, la UE y otros países aliados impusieron sanciones a varios funcionarios del Partido Comunista Chino por “graves abusos de los derechos humanos” contra los musulmanes uigures, lo que llevó a China a sancionar a varios legisladores europeos en represalia . China ha negado las acusaciones de atrocidades en Xinjiang, pero como ninguna de las partes está dispuesta a ceder, el pacto está congelado.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (izquierda), y el presidente chino, Xi Jinping.

Ahora, una estrategia europea más coherente está saliendo a la luz, a través de una serie de políticas que tienen la clara ambición de contrarrestar a China, independientemente de lo que pueda significar para la inversión en Europa.

publicidad La semana pasada, la Comisión Europea dio a conocer un plan denominado “Puerta Global” (Global Gateway), para invertir 300.000 millones de euros (US$ 340.000 millones) en todo el mundo de aquí a 2027 en proyectos de infraestructuras, conectividad digital y lucha contra el cambio climático.

Aunque el plan no menciona a China, es difícil ver en este anuncio otra cosa que no sea una alternativa directa a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de Beijing, un proyecto de comercio e infraestructuras de gran alcance que uniría las economías desde Yakarta hasta Rotterdam pasando por Nairobi. La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, dijo que la ” Puerta Global” ofrecía una “verdadera alternativa” a la BRI de China, que ha sido acusada de cargar a algunos países con enormes deudas desde su inicio en 2013.

La BRI fue vista en su día por algunos europeos como una forma de inyectar dinero en el continente mientras se modernizaban sus infraestructuras, pero el giro autoritario de Beijing en su país y su política exterior hostil en los últimos años han llevado a replantearse radicalmente si tener empresas chinas respaldadas por el Estado con participaciones importantes en infraestructuras críticas -o permitir que los países europeos estén endeudados con China– es el mejor lugar para Bruselas.

La “Puerta Global” llega justo después de una propuesta de la UE para reforzar sus capacidades militares independientemente de la OTAN y de la “Estrategia Indo-Pacífica”, un plan para reforzar la influencia europea en la zona geográfica en la que China ejerce un poder significativo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente chino, Xi Jinping, durante una videoconferencia para aprobar un pacto de inversión entre China y la UE el 30 de diciembre de 2020.

No hay duda de que estas políticas más duras molestarán a Beijing. “A China le gusta Europa cuando está sentada en la valla”, dice Theresa Fallon, directora del Centro de Estudios sobre Rusia, Europa y Asia. “Les gustaba cuando Europa quería un poco más de autonomía respecto a Estados Unidos y una relación más estrecha con China formaba parte de ello. Ahora, la idea de que los europeos asistan a la cumbre sobre la democracia de Joe Biden [presidente de EE.UU.], que señalará con el dedo a China, es mucho menos cómoda”.

La nueva asertividad de la UE no surgió de repente, sino que fue la culminación de varios años de cambio de actitudes. En 2019, la Comisión Europea publicó un documento en el que calificaba a China de “rival sistémico”. En los dos años siguientes, Europa ha ido resolviendo poco a poco cómo lidiar con un rival con el que tiene tantos lazos y con el que sigue queriendo asociarse en otros ámbitos.

Charles Parton, ex primer consejero de la delegación de la UE en Beijing, cree que la inacción anterior de Bruselas se debió en gran medida a que durante un tiempo los dirigentes europeos pudieron salirse con la suya sin hacer nada.

“La realidad era que los ciudadanos no ejercían una gran presión sobre los políticos para que hicieran algo. Sea con la persecución de los uigures o la represión en Hong Kong. Cuando los europeos se reunían con Xi Jinping, decían que sacaban el tema de los derechos humanos, todo el mundo asentía y luego se ponían a trabajar”, dijo.

Pero la presión sobre los líderes europeos para que exijan responsabilidades a China ha ido en aumento. Y aunque el sentimiento antichino lleva años aumentando en Occidente, la gestión del Partido Comunista en el poder de las fases iniciales de la pandemia de covid-19 también ha provocado un récord de opiniones negativas hacia el país, según Pew.

El presidente de China, Xi Jinping (a la derecha), y el presidente francés, Emmanuel Macron (a la izquierda), prueban un vino mientras visitan el pabellón de Francia durante la Exposición Internacional de Importación de China en Shanghái, en noviembre de 2019.

“Con razón o sin ella, muchos políticos occidentales han pintado a China como responsable de lo ocurrido. Y Beijing no ha ayudado a esta percepción al impulsar la d esinformación sobre el covid-19 . Ahora, los políticos y los ciudadanos son más susceptibles de ver a China como lo que realmente es”, dijo Parton.

Históricamente, también ha sido difícil para los Estados miembros y las instituciones de la UE acordar una política común sobre China. Esto complica aún más el asunto: China es el mayor socio comercial del Estado miembro más rico y posiblemente más poderoso de la UE, Alemania. Los diplomáticos alemanes han restado importancia históricamente a las tensiones con China y, en materia económica, los ministros alemanes son escuchados con atención por todos en Bruselas y suelen establecer una agenda que es seguida por otros Estados miembros.

“Como la política exterior de la UE requiere unanimidad, uno se ve obligado a moverse al ritmo del Estado miembro más lento”, dice Ian Bond, director de política exterior del Centro para la Reforma Europea. “China ha colgado con éxito zanahorias delante de los estados miembros que han cogido felizmente esas zanahorias”.

Bond también señala que la impopularidad del ex presidente estadounidense Donald Trump en Europa, combinada con su franca hostilidad hacia China, animó a la UE a trabajar más estrechamente con Beijing en un momento en que Europa buscaba activamente una política exterior independiente de Estados Unidos.

“A veces, cuando la persona equivocada está diciendo las cosas correctas, puede tener el efecto contrario al deseado. Creo que al principio Europa vio el trabajo con China como una oportunidad, a la luz de la inestabilidad en Estados Unidos. En 2019, se dieron cuenta de que era un error”, afirma Bond.

Funcionarios se reúnen cerca del escenario antes de la ceremonia de apertura del Foro de la Franja y la Ruta en Beijing en abril de 2019.

Hoy, las cosas son diferentes. Todos los países del G7 son más hostiles a China, algo que, según Fallon, “avergonzó” a los representantes de la UE en la última cumbre. “Estaba claro que todos los demás habían pasado a ver a China como una amenaza seria y la UE parecía de repente muy complaciente en este tema”, afirma.

La Comisión, que en los últimos años había adoptado una línea más fría en la relación entre EE.UU. y la UE, está ahora visiblemente tratando de abrazar fuertemente a Washington. “Estados Unidos siempre será un socio importante para la UE. Es un país afín, y tenemos alianzas en casi todos los temas”, dijo un funcionario a CNN esta semana.

Parton también cree que cada vez más líderes europeos se han dado cuenta de que los ladridos de Beijing son peores que las mordeduras, señalando que los países que han estado en la perrera por acoger al líder budista tibetano, el Dalai Lama -considerado “separatista” por Beijing– no han sufrido tanto como se temía, ya que la respuesta de China ha sido más moderada que sus amenazas.

Otra importante línea roja que Europa parece cruzar cada vez más cómodamente es la de complacer al autogobierno de Taiwán. China continental y Taiwán se gobiernan por separado desde el final de la guerra civil china, hace más de 70 años. Taiwán es ahora una floreciente democracia multipartidista, pero el Partido Comunista Chino, en el poder, sigue considerando la isla como una parte inseparable de su territorio, a pesar de no haberla controlado nunca.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump (izquierda), y el presidente de China, Xi, salen de un evento de líderes empresariales en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, en noviembre de 2017.

Aunque un funcionario de la Comisión declaró a CNN que la política oficial de Bruselas sigue siendo la de “Una sola China” -descrita vagamente como un apoyo al statu quo-, la UE ve a Taiwán como un socio atractivo con el que espera colaborar más estrechamente, al tiempo que aumentan las tensiones entre Taipei y Beijing.

En octubre, el Parlamento Europeo aprobó un amplio plan para mejorar las relaciones con Taiwán. A ello siguió la llegada de una delegación de siete miembros del Parlamento Europeo a Taipei en noviembre. Varios Estados miembros también han dejado claro su apoyo a Taiwán, con Lituania acogiendo una embajada de facto y los legisladores bálticos realizando un viaje a la isla. Un legislador lituano afirmó que en su país existe un “amplio apoyo” para estrechar las relaciones con Taiwán.

Además, Parton afirma que el coste de la pandemia en la economía china y el aumento de los vientos en contra de la economía significa que será aún menos capaz de utilizar el dinero como arma en los próximos años.

No se puede negar que las recientes propuestas y posturas de Bruselas son ambiciosas y serán mal recibidas en Beijing. La cuestión es qué pasa ahora.

Como señala Bond, cualquier política exterior de envergadura requiere la unanimidad de los Estados miembros y China ha hecho un buen trabajo para hacer girar las cabezas de ciertos líderes, sobre todo del húngaro Viktor Orban, cuyos planes de construir una sucursal de una universidad china en el extranjero en la capital húngara, Budapest, provocaron protestas durante el verano. Desde entonces, el gobierno ha dicho que celebrará un referéndum para decidir si sigue adelante con el plan de la universidad.

Las polémicas que rodean los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing 2:38 Sin embargo, el cambio en la opinión pública hacia China se está filtrando a los líderes europeos. Fallon cree que en países que históricamente han estado a favor de las asociaciones económicas con China, como Francia y Hungría -que tienen elecciones próximamente-, la oposición política podrá aprovechar la hostilidad pública.

El peligro no es que no haya una estrategia coherente para China, sino que el plan se diluya tanto que no valga ni el papel en el que está escrito.

En el caso del “Puerto Global”, podría tratarse de empresas del sector privado poco dispuestas a financiar enormes proyectos de infraestructura que no generan dinero. En cuanto a la seguridad, puede ser que los países del sur de Europa disfruten del dinero chino y no lo vean geográficamente como una amenaza.

Por ahora, los halcones de China se alegran de que Bruselas intente dejar de pisotear sus elevadas ambiciones de promover la democracia, los derechos humanos y el libre comercio, cegados por los signos del yuan chino en sus ojos.

Lo que queda por ver es si la propia burocracia y los procesos de la UE sofocan esa ambición, y si una vez que la pandemia empiece a remitir, Europa vuelve a su antigua mala costumbre de hacer la vista gorda, incluso cuando hacerlo perjudica sus propios intereses a largo plazo. Unión Europea