Economía

Reconocida youtuber se quita la vida, cansada del cyberbullying en redes

0-1. El Sevilla castiga la impericia del Athletic

En las últimas horas se conoció la trágica noticia del suicidio de KristinaKikaDukic, la streamer y youtuber que era muy reconocida tanto en Twitch como en YouTube. Dukic, de 21 años, fue encontrada muerta en su casa de Belgrado, en Serbia, el 8 de diciembre, tras sufrir años de ciberbullying

En las últimas horas se conoció la trágica noticia del suicidio de KristinaKikaDukic, la streamer y youtuber que era muy reconocida tanto en Twitch como en YouTube. Dukic, de 21 años, fue encontrada muerta en su casa de Belgrado, en Serbia, el 8 de diciembre, tras sufrir años de ciberbullying.

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Por: Clarín

El suicidio de la joven, que tenía más de un millón de seguidores en Instagram, YouTube y Twitch, fue confirmado por su madre Natasa Dukic en una historia de Instagram en la que contó el los dolores en el alma que atravesaba “Kika“.

La serbia tenía solo 21 años y era muy reconocida principalmente por sus videos jugando a los videojuegos League of Legends y Counter Strike: Global Offensive. Comenzó a tomar notoriedad en Internet en 2015 cuando se destacó jugando Minecraft, aunque también publicó vlogs y otro tipo de videos en YouTube.

La youtuber se suicidó luego de ser víctima de campañas de bullying en su contra en las redes. Las críticas no solo provenían de otros influencers serbios, sino que en cada uno de sus contenidos había cientos de cuentas troll insultando y acosándola.

“Este será un momento difícil para todos nosotros y todo lo que podemos hacer es mantener su memoria viva. Te queremos Kika y te extrañamos más de lo que las palabras pueden explicar. Si tienes pensamientos suicidas o sufres de depresión, por favor habla con alguien, no estás solo”, escribió su madre en el comunicado.

La influencer era una de las mejores jugadoras de “CS:GO” de Serbia, según el sitio especializado Game Rant, y había alcanzado el nivel semiprofesional. Recientemente había vuelto al streaming en Twitch después de un largo descanso y se centraba en “League of Legends“, con el objetivo de llegar a un nivel competitivo.

Además, era muy popular en Instagram, donde compartía fotos de su vida cotidiana haciendo ejercicio o saliendo con amigos.

Una de las amigas más cercanas de la influencer, Mira Vladisavljevic, también confirmó el suicidio: “Ocurrió algo terrible. Hago un llamado a todos los medios de comunicación para que informen cuidadosamente sobre este caso y sobre la chica que luchó contra el bullying durante cinco años”, dijo a un medio local.

Dukic llevaba meses dejando pistas en sus publicaciones sobre la pesadilla que atravesaba. Mensajes de odio, críticas por su aspecto físico producto de las cirugías estéticas que se hizo formaban parte del cóctel del odio, que incluían frases incitándola a que se suicide. En sus videos, Dukic decía que sólo quería ser feliz y afirmaba sentir que nada de lo que hacía era suficiente para los demás.

El diario inglés The Sun informó que uno de sus principales críticos de la influencer fue el gamer serbio Bogdan Ilic, conocido como Baka Prase, que tiene más de un millón de seguidores en Instagram. Fue él quien la acusó de falsa y de buscar el golpe bajo con esos videos. Las declaraciones de Ilic se transformaron casi en un mandato para sus miles de seguidores que bombardearon con mensajes de odio todas las cuentas de la redes sociales de Dukic.

Bogdan, sin embargo, negó cualquier tipo de enemistad con la youtuber, afirmó que habían tenido una conversación recientemente y expresó su tristeza por su muerte. “Siento lo que ha pasado. Siento no haber anunciado que nos habíamos reconciliado y que éramos amigos”, declaró. Y agregó: “Lo siento porque la gente no sabe la razón y señala con el dedo. No le dan paz y respeto a los muertos, solo para conseguir unos cuantos likes, para cumplir con su deseo de venganza y de la manera más fea posible”.