Entretenimiento

ONU a Colombia: “No escatimen esfuerzos” a favor de la Paz

Aunque “no es demasiado tarde para revertir esta tendencia, se requerirán acciones mucho más sostenidas y efectivas” para que el acuerdo tenga éxito, aseguró el secretario general en el último informe trimestral sobre los avances de la misión de la ONU en Colombia

La violencia y los grupos armados ilegales amenazan el Acuerdo de Paz en Colombia , advirtió el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, quien pide a las personas colombianas que “no escatimen esfuerzos” para que el pacto funcione, según trascendió este jueves (13.01.2022).

Aunque “no es demasiado tarde para revertir esta tendencia, se requerirán acciones mucho más sostenidas y efectivas” para que el acuerdo tenga éxito, aseguró el secretario general en el último informe trimestral sobre los avances de la misión de la ONU en Colombia.

“Esta ventana de oportunidad histórica podría cerrarse gradualmente” de persistir estos niveles de violencia, advierte tras alabar los “avances históricos” producidos gracias a los “decididos esfuerzos” de la ciudadanía colombiana.

Desde que se firmaron los acuerdos en noviembre de 2016, han sido asesinados 303 excombatientes, incluidas 10 mujeres. En 2021 en Colombia, unas 72.600 personas fueron desplazadas y 65.200 confinadas a la fuerza, de las cuales 41% son indígenas y 29% son afrocolombianas, según datos de la ONU.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) documentó 56 asesinatos a gran escala con 222 víctimas en el país en 2021. La misión de Observación de la ONU en Colombia viene constatando que son crecientes las “amenazas de grupos armados ilegales contra excombatientes que participan en iniciativas colectivas”.

Por eso, Guterres pidió al Gobierno y a las entidades estatales que “no escatimen esfuerzos en la implementación integral” del acuerdo.

El pacto prevé la reinserción de unos 13.000 exmiembros de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que depusieron las armas y se comprometieron con la paz, así como un sistema de justicia transicional para reparar y arrojar luz sobre los crímenes perpetrados durante medio siglo de guerra civil.

De cara a las elecciones legislativas y presidenciales de 2022, Guterres señaló: “Confío en que todo el pueblo colombiano y los dirigentes políticos del país puedan reconocer, de una vez por todas, que el logro de una paz duradera no puede seguir siendo motivo de desacuerdo”.

El secretario general de la ONU presenta trimestralmente al Consejo de Seguridad un informe para justificar la presencia de la Misión de Observación de la ONU en Colombia. El último corresponde al periodo que va desde el 25 de septiembre al 27 de diciembre pasados.

ama (afp, el espectador, w radio)

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz Los campesinos se convierten en un ejército A mediados del siglo XX se libra una batalla entre bandos políticos de Colombia. Los grupos de izquierda crearon repúblicas independientes en zonas remotas, que fueron tomadas gradualmente por las tropas gubernamentales. Dos de los líderes de la “República de Marquetalia” se escapan: en 1966 Manuel Marulanda y Jacobo Arenas (izq.) fundan las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC).

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz La insurgencia como forma de vida En el Amazonas, los campesinos tienen una ventaja táctica: conocen el terreno. Pronto las FARC aprenden de otros grupos guerrilleros de América Latina y comienzan a reclutar a estudiantes y habitantes de los barrios marginales de las ciudades, entre ellos, más de 18.000 menores. Las mujeres también se unen, o son obligadas a unirse a los rebeldes. Aunque tienen estrictamente prohibido tener hijos.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz Mercenarios, narcotraficantes, extorsionadores Más tarde, varios frentes del grupo marxista se involucran en el narcotráfico: se ofrecen como mercenarios a los cárteles de la cocaína y luego participan en el cultivo. Mientras el ejército colombiano, con el apoyo de Estados Unidos, destruye las zonas de cultivo y los laboratorios de drogas (foto), las ganancias suben.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz El secuestro como modelo de negocio Los ingresos de las FARC se llegaron a estimar en cientos de millones de dólares al año. También, producto del secuestro que ellos llamaban “toma de rehenes”. Las FARC habrían secuestrado a casi 10.000 personas entre 1970 y 2010. La víctima más destacada fue la política ecologista Ingrid Betancourt en 2002. Sólo después de 6 años las fuerzas militares liberaron a Betancourt y a otras 14 víctimas.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz La lucha por la paz Ya en la década de 1980, las FARC negociaron un frágil alto el fuego inicial con el gobierno colombiano. En los años 90, presentaron un programa político de diez puntos. En 2001, el líder de las FARC Manuel Marulanda (derecha) se reúne con el presidente Andrés Pastrana para reanudar las conversaciones de paz. Pero la reunión no tuvo éxito.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz Terror sin tregua Era poco probable que las FARC y el gobierno colombiano llegaran a un acuerdo, entre otras cosas, porque los rebeldes intensificaron los actos terroristas durante las negociaciones. No mostraban ninguna consideración por las víctimas civiles, como aquí en Medellín, en 2003, cuando un coche bomba hirió a 30 personas y mató a seis, entre ellas a un niño pequeño.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz Terror de izquierda y de derecha La Masacre de Bojayá es el nombre con que se conoce este crimen de lesa humanidad. En esta iglesia del Chocó murieron unos 119 civiles, víctimas de la explosión de una pipeta de gas lanzada por las FARC el 2 de mayo de 2002. El crimen fue cometido en enfrentamientos con paramilitares (AUC) por el control del acceso al río Atrato. Unas 250.000 personas murieron en el conflicto, la mayoría civiles.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz Guerrillas debilitadas Álvaro Uribe, elegido presidente en 2002, intensifica la guerra. El 1° de marzo de 2008, la Fuerza Aérea de Colombia mata al subjefe de las FARC, Raúl Reyes, y poco después muere Marulanda. Su sucesor también cae en 2011. En 2008, las FARC se habían reducido a unos 8.000 miembros, frente a los 20.000 de la década de 1990. La mayoría desertó. Juan Manuel Santos era entoces ministro de Defensa.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz Colombia firma el Acuerdo de Paz Así debilitadas, las FARC inician conversaciones de paz con el nuevo presidente, Juan Manuel Santos (izq.). Las negociaciones tendrán lugar en Cuba. El 26 de septiembre de 2016, el líder rebelde Timoleón Jiménez (centro) y Santos firman la primera versión del Acuerdo de Paz. Una estrecha mayoría de colombianos votó en contra en un referéndum no vinculante.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz El desarme de los rebeldes Al firmar, las FARC se comprometen a desarmarse. Unos cientos de rebeldes se niegan, los otros 7000 aproximadamente se enfrentan a la reintegración en la vida civil. Los sospechosos de haber cometido violaciones de los derechos humanos son llevados ante un tribunal especial. A principios de 2021, los miembros de la dirección también fueron acusados por primera vez.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz Reconciliación entre guerrilleros y víctimas Algunos excombatientes de las FARC trabajan activamente por la reconciliación con la sociedad colombiana, y especialmente con sus víctimas. Aquí, el exguerrillero Rodrigo Granda se reúne con la hermana de dos víctimas de secuestro para pedir perdón. Las víctimas también participan en proyectos de reinserción.

Acuerdo de Paz en Colombia: 52 años de guerra y cinco de paz Todavía queda mucho camino por recorrer Las FARC son ahora un partido político: Los Comunes. Pero muchos acusan al Gobierno de Iván Duque de no aplicar partes esenciales del Acuerdo de Paz. Algunos rebeldes regresaron a grupos armados criminales. Entre ellos, los dos principales negociadores del Acuerdo de paz, Iván Márquez y Jesús Santrich. A mediados de 2019, anunciaron en un video que había comenzado la “segunda Marquetalia”.

Autor: Jan D. Walter