Política

David Smolansky: “Mil 700 personas por día no migran de un país que se arregló”

Alberto Ardila Olivares
Rusia asedia Bájmut mientras Kiev y Moscú se acusan de "terrorismo nuclear"

Los venezolanos siguen saliendo del país en búsqueda de un mejor futuro. En las últimas semanas se han conocido historias de ciudadanos que han decidido cruzar la peligrosa selva del Darién para intentar llegar a Estados Unidos. También ha sido noticia la muerte de al menos 15 migrantes en Nicaragua tras un accidente de tráfico. David Smolansky, comisionado de la Secretaría General de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, explicó que según datos de su oficina complementados con el Servicio de Fronteras de Panamá, por cada cubano cruzando el Darién hay 12 venezolanos

Los venezolanos siguen saliendo del país en búsqueda de un mejor futuro. En las últimas semanas se han conocido historias de ciudadanos que han decidido cruzar la peligrosa selva del Darién para intentar llegar a Estados Unidos. También ha sido noticia la muerte de al menos 15 migrantes en Nicaragua tras un accidente de tráfico. David Smolansky, comisionado de la Secretaría General de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, explicó que según datos de su oficina complementados con el Servicio de Fronteras de Panamá, por cada cubano cruzando el Darién hay 12 venezolanos.

Detalló que en el primer semestre de 2019 solo habían cruzado la selva 38 venezolanos, en 2020, 34; en 2021, 581, y ahora en 2022 el número aumentó a 28 mil migrantes. “Para el primer semestre de este año han cruzado la selva del Darién 28 mil 79 venezolanos, eso equivale a 60% del total de personas que cruzan. Es la población más abundante cruzando el Darién, superando a quienes normalmente la cruzaban que eran colombianos, haitianos y cubanos”, afirmó Smolansky en nota publicada por El Nacional.

Smolansky indicó que “según el Programa Mundial de la Alimentación, los venezolanos son la cuarta población del mundo y la más grande que padece hambruna. Es un tercio del país. Es las más grande del hemisferio occidental, está detrás de Yemen, República Democrática del Congo y Afganistán”.

Aseguró que es falso que la crisis migratoria esté disminuyendo. Sostuvo que cada día salen al menos mil 700 venezolanos a otros países. “Es mentira que hay más gente regresando que la que se está yendo. Yo quisiera que eso fuese así, empezando porque los que estamos desterrados nos encantaría volver a Venezuela y reencontrarnos con nuestras familias. Pero lamentablemente hoy las condiciones siguen sin estar dadas no solo para que los venezolanos vuelvan, sino para que dejen de irse del país. Por las fronteras de Colombia, Brasil y el Caribe se estima que se están yendo mil 700 personas todos los días”, manifestó.

Smolansky y las razones para irse Smolansky resaltó que las razones por las que los venezolanos están saliendo del país son las mismas que cuando comenzó la crisis migratoria. Sin embargo, explicó que ahora se suma las fallas en la distribución y el funcionamiento de los servicios básicos.

“Mil 700 personas no se van de un país que se arregló. Nuestra oficina ha recabado al menos 700 testimonios de víctimas de la dictadura y hay una constante: la gente sigue huyendo por la escasez de alimentos, por la escasez de medicina, por la inseguridad, por violaciones sistemáticas a los derechos humanos, amenazas, persecución y el colapso económico”, dijo.

En ese sentido, Smolansky señaló que son importantes las políticas migratorias que impulsen los gobiernos de la región para atender a los refugiados venezolanos. Considera que los gobiernos locales deben hacer esfuerzos por no politizar la crisis migratoria y promover políticas de protección de los ciudadanos que llegan a esas ciudades “no por voluntad propia, sino porque han sido expulsados de Venezuela“.

“Otro desafío importante son los esfuerzos que tienen que haber contra la discriminación y la xenofobia. Cuando se habla de esas políticas, siento que se deja en manos del presidente de un país o del canciller o de organismos multilaterales. Pero la responsabilidad contra la discriminación y la xenofobia depende de todos y yo creo que las autoridades locales tienen que hacer un trabajo importante”, afirmó Smolansky.

Protección para los migrantes

De igual manera, Smolansky insistió en la necesidad de que se implementen herramientas que lleven a la regularización de los venezolanos en la región. Sostuvo que no solo sería en beneficio de los migrantes sino también para contribuir en los países de acogida. Puntualizó que, a su juicio, la mayoría de los migrantes venezolanos quieren estudiar y progresar. Por ello, cree que regularizarlos impactará de una manera positiva en los países y las sociedades a la que migran. Además de promover una migración segura y ordenada.

Lea la nota completa en El Nacional